fbpx

Respira bien y crea tus sentimientos

Meditación con Mataji Shaktiananda

01·09·2021

Solamente respira sin ningún esfuerzo,
de la manera más natural.
Haz que cada respiro te lleve a ti, en principio,
si es que, de alguna forma, sabes lo que hay en ti.
Así que respira con toda tu serenidad.

Si lo haces bien, si respiras bien,
todo se va calmando, sobre todo, tu mente,
si es que inquieta está.
Ella también sabe prepararse,
instalada como está, atenta, latente.
Si respiras bien, no presiona,
no obstaculiza ni se debate, más bien coopera
y, se abre, se expande, se proyecta, se busca.
Todo eso es lo que te permite mantenerte ahí.

De todas, todas, estamos habitándonos
en una Tierra, en cierta forma, tan habitable.
Lo que tendrías que saber es,
qué o quién te habita a ti.
En principio, deberían habitarte sentimientos
y, tendrías que saber, los sentimientos creados,
a razón de lo que experimentas.

Si te habitan emociones, decántalas,
conócelas, reconócelas y haz que progresen,
hasta que deriven en nada.
Básicamente, no sirven.
Se instalan y se apasionan con tu Ser.
Y, si tu Ser,
sabe actuar desde sus sentimientos, las evita.
Así que respira provocando,
produciendo tu sentir.

Dirás,
¿cómo produzco, cómo creo mis sentimientos?
Se trabajan, sí.
Se trabajan sintiendo.
Deberías saber, qué es lo que quieres sentir,
¿de qué, con quién, por quién, de qué forma?
Podrías creerte,
que somos todo sentimiento y no es así.
No es así.

Hemos adquirido conductas,
patrones y hasta deformaciones.
Y es por lo que nuestros sentimientos
se van modulando.
Se enriquecen, se empobrecen,
hasta se agotan y mueren.
Es por eso, que este sabio respirar,
te compromete a experimentar, a sentir
y, puede que pase tanto o nada.

Ni siquiera deberías preguntarte,
¿qué debo sentir?
Nada hay que forzar.
Sería tan solo, bien intencionarte,
empezando por ti, sintiéndote bien, contigo,
estando en ti, siendo en ti.

Hay que estar tranquilos
y hay que sentirse tranquilos.
Tanto sobresalto, tanto descontrol,
tanta invasión, tantas consecuencias.
Y se te producen sentimientos.
¿Cómo no sentir?
Asimismo, ¿cómo no resentir?
Es tanta la arbitrariedad, el desamor,
los desafíos a las leyes naturales,
a la vida del planeta todo.

Respira, porque ahí donde estás,
ahí donde te sientes y como te sientes,
tienes que avanzar,
tienes que cansarte de tu mal sentir,
de tu mal estar y, optar -casi radicalmente-
en restablecerte, en retomar,
en sentir lo que es, lo que sientes es tu verdad,
hecha, dada, ganada, creada, construida, vivida.
Y hacer que, tus sentimientos crezcan,
crezcan, crezcan, inmensurablemente.
Más, el que sabes Es: amar, amarte.
Así que respira bien para eso.

Respira bien, profundo,
constante, agradecidamente,
entendiendo lo vital, lo esencial, lo divino,
desde esta variante humanidad en la que vivimos.

¿Qué sientes por ti?
¿Qué sentimiento sería?
Enaltécete.
Porque existe quien guarda para ti,
un único sentimiento y es amarte
en todo tu Ser, como es.
Es amarte.

Así que respira
cada vez más consciente, más presente.
Respira bien, agradeciendo,
sabiendo que permaneces todavía aquí, ahora,
pero que tu sentimiento real es
la impermanencia, la trascendencia.
Respira.

Om Namaha Shivaya